PP 181, PSOE 137

El Partido Popular será la fuerza política más votada en las próximas elecciones generales. Todas las encuestas indican que la diferencia entre PP y PSOE en términos de voto es insalvable, incluso tras el cambio de candidato en las filas socialistas. La cuestión no es, por tanto, si Mariano Rajoy será presidente o no, sino cuántos escaños obtendrá. ¿Superará el límite de los 175 escaños, obteniendo así una mayoría absoluta que le permita gobernar sin pactos? Y, el PSOE, ¿tocará un nuevo suelo electoral, por debajo de los 125 parlamentarios que consiguió con Almunia en 2000? En esta entrada presento los resultados de una simulación electoral que ofrece algunas respuestas al respecto.

Las últimas encuestas publicadas (por ejemplo, ésta en El País del lunes pasado) apuntan a una diferencia entre PP y PSOE de unos 15 puntos. Traducir esta diferencia a escaños es complejo debido, en primer lugar, a que los datos no están desagregados a nivel de provincia. Las consecuencias de la caída en votos del PSOE dependerán de cómo se distribuya territorialmente esta pérdida. Si se concentra en circunscripciones pequeñas, en la que la asignación de escaños es relativamente inelástica, su efecto será menor. Por ejemplo, en provincias como Cáceres, Salamanca o Burgos, PP y PSOE obtendrían el mismo número de escaños independientemente de si el primero ganara al segundo por 15 puntos o viceversa. Por el contrario, un cambio equivalente en número de votos tendrá un efecto mucho mayor en circunscripciones grandes, como Madrid, Barcelona o Valencia.

La segunda cuestión a resolver es qué transferencias de voto han llevado a esta diferencia de 15 puntos entre PP y PSOE. Los populares han mantenido, a lo largo de las tres últimas elecciones, un apoyo electoral muy estable, en torno a los 10 millones de votos. Los datos relativos a la lealtad de sus votantes, que aporté en una entrada anterior, sugieren que estos votantes seguirán apoyando al PP en las próximas elecciones. La clave está, más bien, en qué ocurrirá con los votantes del PSOE. Según el último barómetro del CIS, un 40% de ellos no volverán a apoyarles. Esto le supondrá al PSOE una pérdida de unos 4 millones de votos. ¿Qué harán estos votantes? ¿Apoyarán al PP, a otros partidos o se abstendrán?

El siguiente gráfico (click aquí para ampliar) ofrece los resultados de una simulación bajo diferentes supuestos relativos a esta segunda cuestión. Partiendo de la distribución de votos y escaños en 2008, la simulación computa la nueva distribución de escaños para cada diferencial de voto entre PP y PSOE, distinguiendo tres posibles supuestos respecto a la pérdida de votantes del PSOE. Para calibrar la distribución territorial de la pérdida de voto del PSOE, he tenido en cuenta los resultados a nivel de provincia de las elecciones municipales de 2011, controlando por las pautas de voto diferencial en los dos elecciones locales anteriores.

Por ejemplo, una diferencia de 15 puntos, como la que indicaba la encuesta de El País, supondría que el PP obtendría entre 190 y 196 escaños, y el PSOE entre 115 y 129. Estas cifras oscilan en función del supuesto que utilicemos. Si asumimos que todos los votantes descontentos del PSOE acaban votando al PP, la distribución sería 194 y 129. Si, por el contrario, suponemos que los ex-votantes socialistas deciden no votar, los escaños obtenidos serían 196 y 115. Sin embargo, lo más realista será esperar que la pérdida de votos del PSOE se distribuya de manera homogénea entre PP, la abstención y otros partidos. En este caso, el PP obtendría 190 escaños y el PSOE 122.

Este gráfico nos permite llegar a interesantes observaciones. En primer lugar, todo parece indicar que el PP obtendrá mayoría absoluta. Una diferencia de 7 puntos respecto al PSOE, bajo cualquiera de los tres supuestos, le bastaría para obtenerla. En lo que respecta al PSOE, es improbable que caiga por debajo de su suelo electoral de 2000 (125 escaños). Pese a que las últimas encuestas indiquen una diferencia de 15 puntos, cabe esperar que, debido al voto oculto y los efectos movilizadores de la campaña electoral, la diferencia final sea inferior a 10 puntos. Un resultado así mantendría a los socialistas por encima de los 130 escaños. Esto se debe, además, a que la distribución territorial de sus bases electorales le beneficia: ante un empate en votos, el PSOE obtendría más escaños que el PP.

En segundo lugar, el gráfico apunta a que una de las claves de estas elecciones será la abstención, que probablemente sea elevada, superior al 30%. El número de escaños del PSOE se reduce drásticamente cuando asumimos que la diferencia entre PP y PSOE se debe a que los votantes socialistas que dejan de apoyarles deciden abstenerse. Curiosamente, cuando la abstención aumenta, los partidos pequeños salen muy beneficiados. Esto parece deberse a que las pérdidas del PSOE tienden a concentrarse en circunscripciones grandes, como Madrid y Barcelona, donde estos partidos tienen más probabilidad de obtener representación. Sin embargo, aún en el mejor de los casos, esta representación sigue siendo reducida y nunca por encima del total de 50 escaños (aunque es importante subrayar que esta simulación no incluye a Bildu, Equo u otros partidos que se presentan por primera vez).

¿Qué distribución de escaños predice esta simulación para las elecciones de 2011? La respuesta depende, por supuesto, de la diferencia entre PP y PSOE que creamos que puede darse, y la dirección de la transferencia de ex-votantes socialistas. Pese a que las encuestas ofrezcan el dato de los 15 puntos, una cifra más realista es la de 8 puntos de diferencia entre PP y PSOE. De igual manera, el supuesto más lógico respecto a la transferencia de votos es que ésta sea homogénea entre PP, abstención y otros partidos.

Bajo estos supuestos, la distribución de escaños sería: PP 181 (+27), PSOE 137 (-32), CiU 12 (+2), PNV 6 (=), IU 4 (+2), ERC 3 (=), UPyD 2 (+1), PNC 2 (=), BNG 2 (=), NaBai 1 (=). Aún teniendo en cuenta los posibles efectos de la campaña electoral, y la irrupción de nuevas fuerzas políticas, el reparto final de escaños será probablemente no muy diferente de este.

Nota: el código para replicar la simulación con STATA está disponible aquí. El gráfico ha sido generado en R con el paquete ggplot2 (código aquí).

Seguir leyendo » · Escrito el: 16-September-11 · · 4 comentarios »

4 comentarios en “PP 181, PSOE 137”

  1. Epicureo escribió:

    ¡Muy buen trabajo!

    Yo había pensado lo mismo, sin hacer números. Aunque no es probable que muchos votantes del PSOE nos pasemos al PP, la opinión más extendida es que el PSOE no merece que le votemos. Y es casi preferible que el PP saque mayoría absoluta y no dependa de CIU, lo que nos faltaba.

    La duda que queda es si optamos por la abstención o el “voto inútil” a partidos minoritarios. Hasta eso está difícil. IU no tiene nada que hacer porque todos los medios de comunicación le hacen el vacío (tampoco es que tenga mucho que decir). UPyD, lo mismo, sólo sale en manifestaciones “antiterroristas” haciendo el caldo gordo al PP.

    Habrá que votar al partido pirata o al partido del cannabis.

    17 September 2011 a las 12:10
  2. Pablo B. escribió:

    Gracias por tu comentario, Epicureo.

    Estoy de acuerdo en que probablemente no habrá mucha transferencia de votos del PSOE al PP. Habrá que ver hasta qué punto los partidos minoritarios pueden aprovecharse de esto, si es que lo permite el sistema electoral…

    Un saludo.

    18 September 2011 a las 0:23
  3. JaviR escribió:

    Como siempre genial. Que pena leerte tan poco!!!

    19 September 2011 a las 15:09
  4. Pablo B. escribió:

    Gracias, Javi! Espero poder escribir al menos un par de veces más durante esta campaña electoral, que promete ser interesante. Un saludo.

    19 September 2011 a las 22:49