Ya no estoy solo


Obama fue becario en La Moncloa (elmundo.es)

Seguir leyendo » · Escrito el: 29-October-2008 · · 3 comentarios »

NeoProgs

Hoy arranca un nuevo proyecto en el que nos hemos embarcado unos cuantos bloggers de esos que Egócrata define como “gafosos progresistas”, entre los cuales se encuentra quien escribe estas líneas. En Neoprogs encontraréis, además de un agregador con nuestros blogs, secciones como Los dos minutos de Odio o Mundo Exterior, además de alguna cosa más que aparecerá próximamente. Lo sé, la idea en sí no es demasiado original o novedosa, pero en Neoprogs pretendemos ofrecer un valor añadido: generar debate y reflexión desde un espacio ideológico que, al menos desde la perspectiva española, parecía estar vacío.

¿Y cuál es ese espacio? Sus principios se resumen en un antiguo post de Citoyen, ya elevado a la categoría de referente, que Geógrafo cita en su blog:

Los neoprogs somos tan idealistas como es posible serlo con la ciencia en la mano y tan escéptico como la realidad nos exige. […] Los principios más importantes de nuestro método de razonamiento son dos: la gente responde a incentivos y nada es gratis.

Cito también parte de la entrada de hoy de Egócrata, que resume también a la perfección el ideario que inspira este proyecto:

Para empezar, somos progresistas. Nuestra agenda, en general, es redistributiva; defendemos la igualdad de oportunidades y la intervención estatal bien entendida, pero no sólo somos eso.

No creemos que los mercados son un ente esencialmente malvado, o que el capitalismo es un sistema pútrido y destructivo. Creemos en la competencia, la ley de la oferta y la demanda y la ciencia económica en general. Eso no nos hace un contubernio de progres moderados que pretenden caer bien a izquierda y derecha, una especie de equidistán de (falsa) izquierda vendidos al capital.

Nuestra idea es más sencilla: somos de izquierdas, pero nos preocupa la realidad. Somos pragmáticos radicales, no por oportunismo político o voluntad de no ofender, sino porque partimos de la firme creencia que las mejores políticas son aquellas que pueden ser implementadas, no las que suenan bien sobre papel. No descartamos ideas por prejuicios o limites teóricos absurdos; sólo nos preocupa si funcionan bien o no. Privatizar no siempre es malo, nacionalizar no siempre es bueno. Uno no puede negar la realidad a base de leyes y regulaciones. No hay nada gratis.

Por cierto, nada de esto sería posible sin Ishkariot. A él es a quién debéis enviar los parabienes, pues es el verdadero artífice de este proyecto.

Seguir leyendo » · Escrito el: 15-October-2008 · · 9 comentarios »