Opinión pública inmediata: la valoración de los nuevos ministros

A las 19.30 de la tarde de ayer, 21 de diciembre, el recién investido Presidente Mariano Rajoy comunicó en una escueta rueda de prensa la composición de su primer gobierno. Tras semanas de especulaciones sobre los nombres que estarían en la lista de nuevos ministros populares, el secreto se desveló y comenzó en la opinión pública el debate sobre la conveniencia de este gobierno para afrontar la crisis económica. Tendremos que esperar aún un par de meses para conocer los resultados del primer barómetro político del CIS, en el que se preguntará a los ciudadanos sobre valoración de cada ministro. Sin embargo, lo que sí tenemos ya disponible son las primeras valoraciones que se han ido realizando en Twitter sobre cada uno de ellos. En esta entrada presento un primer análisis de estas valoraciones, con el que intento mostrar las posibilidades de Twitter como fuente de datos en tiempo real sobre la opinión pública.

El primer indicador que podemos estudiar es el número de tweets que han mencionado cada uno de los nuevos ministros en las 24 horas posteriores al anuncio de Rajoy. De igual manera que el CIS pregunta a cada ciudadano si conocen o no quién dirige cada cartera, la cantidad de menciones de sus nombres puede darnos una aproximación de su presencia en las discusiones políticas en España. En el gráfico bajo estas líneas resumo el valor de este indicador para cada ministro, ordenados de mayor a menor número de menciones.

Como vemos, los nuevos ministros de Economía y Competitividad, y Justicia son los que generan un mayor nivel de discusión política, con más de 14.000 tweets cada uno, muy por delante del resto. A continuación encontramos un segundo grupo de ministros, en torno a los 8.000 tweets, con la nueva vicepresidenta y los titulares de Agricultura y Medio Ambiente, y Educación y Cultura. Después de la ministra de Sanidad, con 6.000 tweets, el resto de ministros han generado un nivel de discusión relativamente moderado. Como vemos, las circunstancias políticas de cada uno de los nuevos ministros parecen tener un impacto mayor que la cartera en sí: éste es el caso de Gallardón, por ejemplo, que abandona la alcaldía de Madrid; o del sociólogo José Ignacio Wert, que deberá solucionar los conflictos derivados de la “Ley Sinde”, cuyo impacto tuvo una mayor magnitud en Twitter. Sin embargo, resulta interesante comprobar como el miembro del ejecutivo que hoy protagonizaba todas las portadas, Soraya Sáenz de Santamaría, no es quien ha generado mayor discusión en Twitter.

Pero el análisis no tiene por qué quedarse aquí. En tuitometro.es hemos desarrollado un algoritmo de clasificación de cada tweet que nos permitía medir su carga afectiva. Este algoritmo, que ya aplicamos para analizar la valoración de los candidatos durante la campaña, o durante el debate a dos bandas, nos permite tener una idea aproximada del grado de “positividad” o “negatividad” de la discusión que ha generado cada ministro en estas últimas 24 horas. Salvando las distancias, y con todas las cautelas, este indicador sería el equivalente a la media de valoración de cada ministro según los barómetros del CIS.

En esta entrada introduzco dos matices adicionales. En primer lugar, puesto que no todos los ministros han sido mencionados el mismo número de veces, no podemos tener el mismo grado de certeza sobre sus valoraciones. Para solventar este problema, he calculado intervalos de confianza al 95% de cada uno de los indicadores de valoración. En segundo lugar, si únicamente consideramos la valoración de cada ministro de manera agregada, estamos perdiendo muchos matices interesantes derivados de las características de cada individuo. Por ello, en mi análisis he distinguido entre usuarios según su identidad partidista: cercanos al PSOE, cercanos al PP, o independientes (o cercanos a otros partidos). Los detalles de esta medida están detallados en un artículo de investigación en el que estoy trabajando pero, a modo de resumen, la intuición detrás de esta medida es que podemos deducir la identificación partidista de cada usuario de twitter en función del tipo de usuarios que está siguiendo. En una futura entrada explicaré esta medida en mayor profundidad.

Así, en el siguiente gráfico presento la evaluación de cada ministro (ordenados de mejor a peor valoración), desagregando en función de si los tweets fueron enviados por usuarios cercanos al PSOE, al PP, o a otros partidos. Los intervalos de confianza nos dan una idea de la incertidumbre respecto a estas valoraciones. Si estos intervalos no se solapan, esto quiere indicar que las diferencias son significativas.

Son muchas las conclusiones interesantes que podemos extraer de este gráfico. En primer lugar, el hecho de que todos los ministros sean sistemáticamente mejor valorados por los usuarios cercanos al PP da confianza respecto a la validad de mi medida de identidad partidista. Como vemos, Soria, García Margallo, Sáenz de Santamaría y Wert son los ministros mejor valorados. Por el contrario, Gallardón, Mato y Morenés son los que obtienen valores más bajos en este indicador. Las diferencias entre partidos nos dan una idea de qué ministros generan opiniones más polarizadoras. El caso más extremo es el de Pedro Morenés. Por contra, García Margallo ha sido alabado de igual manera por todos los usuarios. Finalmente, a modo de curiosidad, comprobamos que la razón por la que Gallardón obtiene una valoración media tan baja proviene de los usuarios cercanos a su partido: es el ministro peor valorado por parte de los cercanos al PP.

En conclusión, pese a que la validez de estos resultados deberá ser contrastada con datos de encuesta, este tipo de análisis sugiere el gran abanico de posibilidades de Twitter como herramienta de medida de la opinión pública en tiempo (casi) real, y sin la necesidad de hacer costosas inversiones en trabajo de campo o software de análisis estadístico.

Seguir leyendo » · Escrito el: 22-December-2011 · · Comments Off